CubAlMater

el blog de una universitaria cubana

FELAFACS… ¿?, en fin

FELAFACS terminó hace dos días y me ha quedado una tristeza que no logro entender. No hay causa aparente. El evento salió muy bien, quizás mejor de lo previsto.

Se acreditaron más de 1200 delegados, y de ellos algo más de 900 eran extranjeros. El tema central era la Universidad dentro de la Sociedad del Conocimiento, y sobre eso mucho se dijo. Las conferencias magistrales de Jesús Martín Barbero, Francisco Sierra y Octavio Islas fueron todo un éxito, si consideramos que la sala plenaria del Palacio de Convenciones estuvo llena los tres días. Los Diálogos estuvieron menos concurridos, pero igualmente fueron muy interesantes.

En las tardes, las mesas de trabajo dieron oportunidad a que también los que investigan sin el respaldo de un nombre famoso compartieran sus experiencias. Preguntas, comentarios, opiniones e inquietudes de todos contribuyeron a crear ambientes de fraterno intercambio y colaboración.

El conocimiento y pensamiento académicos fueron los protagonistas.

En las noches tampoco hubo tiempo de descanso. Si me pongo a relatar lo sucedido, me alcanza para un libro. Así que mejor me centro en contar la inolvidable experiencia de ver a Dr. Francisco Sierra, profesor titular de la Universidad de Sevilla, bailando y cantando toda la noche entre jóvenes cubanos y extranjeros en la discoteca del Centro Vasco, y luego sentarse a esperar la madrugada mientras tomaba cerveza y conversaba con los muchachos.

La clausura bailando conga al ritmo de Sur Caribe fue otro momento para recordar.

Pero a pesar de todo, la tristeza sigue, y yo me pongo a indagar posibles causas. Quizás fue porque solo se mencionó a Honduras unos instantes en la clausura, quizás porque nadie recordó a los que quedaron en sus países sin poder venir, quizás porque solo se habló de sociedad del conocimiento, de medios, de poder, de diseños curriculares, de industrias culturales, de mercado laboral, de universidades, y casi no se habló de América Latina.

¿Por qué no se discutió sobre los millones de indígenas que nunca han ido ni irán -si seguimos como vamos- a las universidades, y no sabrán que hay una tal “sociedad del conocimiento”? ¿Por qué no se habló de los millones de niños latinoamericanos que no viven en la sociedad del conocimiento sino en la del trabajo forzado y la miseria? ¿Por qué nadie se preguntó cómo la comunicación puede contribuir a cambiar la realidad tan desigual y contradictoria de nuestra tierra americana?  ¿Es que acaso olvidamos que quienes ya murieron luchando, y quienes luchan hoy su supervivencia, nos piden a gritos que hagamos algo para sacudir de una vez este mundo?

Entre conceptos y pensamientos rebuscados, yo me cansé de buscar sentidos que no encontré.

A FELAFACS le faltó CONTEXTUALIZARSE en el hoy y ahora de nuestro continente. Salvo muy honrosas excepciones (sobre todo cubanas, no es nacionalismo, más bien me duele admitirlo), en FELAFACS se dedicaron a discutir sobre cómo hacer mejor comunicación, mejor investigación, mejores universidades, pero no a cómo hacer de este un mejor continente.

Una sospecha me atormenta y ojalá no encuentre nunca razones para comprobarla, pero me pareció que se trataba de hacerle competencia al campo de la comunicación que se desarrolla en el Primer Mundo, con la cuota de elitismo que ello implica. Eso sería fatal, pues a nosotros, los históricamente oprimidos, no nos toca tratar de competir ni de imitar, nos toca buscarnos nuestro propio camino para andar en busca de nuestro propio horizonte.

Por suerte, la tristeza cede al recordar a Jesús Martín Barbero, una de las honrosas excepciones, cuando puso en dudas esa sociedad del conocimiento y dijo que en nuestro continente lo que tenemos es la sociedad del desconocimiento, si tomamos por conocimiento el saber producido en academia. Habló entonces de otro conocimiento, de ese que es resultado de la experiencia, la innovación y la creatividad de nuestra gente, de ese conocimiento gracias al cual sobreviven hoy nuestros pueblos latinoamericanos.

Alguien le preguntó a Barbero si él era un pesimista, y respondió: “No soy ni pesimista ni optimista, pero tengo esperanza, la esperanza que me dan los desesperados”.

Y entiendo ahora que es ahí donde está la esperanza del cambio: en los desesperados, en los que no tuvieron dinero para pagarse un boleto de avión y asistir a FELAFACS, en los que no tienen dinero para pagar su matrícula en una Facultad de Comunicación privada, en los que trabajan, en los que sobreviven, en los que luchan, en los que sueñan.

Ana Rivero

Yohandry también fue a FELAFACS…

24 octubre 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , , , | 1 comentario

Golpe de estado en Honduras: otra paradoja

honduras-la-constitucion

En reciente entrevista a Rebelión, uno de los líderes del Frente Nacional contra el Golpe de Estado en Honduras, Juan Barahona, declaró que el régimen de Roberto Micheletti representa los intereses de una minoría hegemónica que se sintió amenazada cuando Zelaya comenzó a apartarse de antiguas recetas…

A pesar de que las élites hondureñas respaldaron en un inicio la ascensión de Zelaya, el rumbo tomado por su gobierno era cada menos conveniente… El país se incorporó a Petrocaribe, luego al ALBA; y fue además la sede de la Asamblea de la OEA en la que se eliminaron las sanciones contra Cuba… Por otro lado, y a pesar de la oposición, el presidente decretó un aumento sin precedentes del salario mínimo… Ya lo decía un campesino entrevistado por Telesur, a los pobres nunca les habían dado tanto… Y como si todo esto fuera poco, se le ofreció al pueblo la posibilidad de decidir sobre la realización de una Asamblea Constituyente…

Ahora, ¿cuál es esa constitución cuya supervivencia estaba, de repente, en manos de una mayoría antes ignorada? Es la Constitución de 1982, elaborada durante el gobierno de Roberto Suazo Córdova… Tras varios años de cruentas dictaduras militares, surgió esta Carta Magna, como símbolo de la restitución de la democracia…  Sin embargo, fue este mismo gobierno el que protagonizó una etapa de brutal represión contra cualquier elemento de izquierda… Fue ese mismo gobierno el que permitió que Estados Unidos convirtiera a Honduras en una base militar para la lucha contra la Revolución Sandinista en Nicaragua… Se llegó a tal punto, que el grupo Facusse sugirió la transformación del país en un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, al igual que Puerto Rico…

Muy ligadas a la extrema derecha del Norte, y favorecidas por las prerrogativas de la Constitución del 82, se han desarrollado en los últimos años las oligarquías hondureñas. Por eso hoy, intentan impedir cualquier cambio en la Ley de Leyes del país centroamericano…Pero para protegerla no han encontrado otra solución que violarla… ¿Qué se puede esperar de un sector de poder que para conservar una Constitución, se atreve a aplastarla sin el menor escrúpulo? Es esta otra paradoja que rodea al Golpe de Estado en Honduras…

28 julio 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , | 2 comentarios

Honduras: el día del regreso de Zelaya

Hoy es el día señalado para el regreso de Manuel Zelaya a Honduras. Yo temo por la seguridad de Zelaya, por la de Cristina Fernández, Rafael Correa y sus otros acompañantes. Pero sobre todo temo por el pueblo hondureño, que es al final que más sufre.

Cara_con_bandera_de_Honduras_II

Ya lo hemos visto en estos días. El gobierno golpista no lo ha pensado (en realidad no parece pensar nada) para reprimir al pueblo hondureño que, haciendo uso de sus plenos derechos, protesta contra un atentado a su libertad para decidir y escoger su futuro. Las imágenes que circulan por Internet son desgarradoras. Parece mentira que justo en el momento en que Nuestra América (la del sur, la nuestra) comenzaba a cambiar su rumbo, a superar aquellas grises décadas de dictaduras y tiranías, se produzca este paso a atrás.

Acabo de escuchar la confirmación de la muerte de cinco manifestantes hondureños. Y temo por lo que pueda venir. Desde anoche, no consigo olvidar aquel pasaje leído en un libro del periodista argentino Miguel Bonasso, el pasaje de la Masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973. Ese día, los argentinos fueron al aeropuerto de Ezeiza para darle la bienvenida al “Viejo”, a Juan Domingo Perón, que regresaba a su patria tras casi 20 años de exilio. Una de las mayores movilizaciones en la historia de Argentina fue brutalmente reprimida.  Fueron muchos, pero no existen cifras confiables de muertos y heridos. Cualquier número no  se escinde de la duda ante la ausencia de una investigación oficial. Ese triste episodio fue el preámbulo del nacimiento de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), el golpe de estado de 1976 y la posterior dictadura militar.

Hoy ya sabemos que el aeropuerto de Honduras se encuentra militarizado. Las vías de acceso están bloqueadas por  cascos, escudos y armas. Las amenazas no esperan. Los golpistas han hablado de baños de sangre.  No quieren que, como ya se adelanta desde ayer, el pueblo acuda a recibir a su legítimo presidente, y tampoco quieren que el presidente regrese. Ya se anuncia que no autorizarán el aterrizaje de ningún avión que pueda traer a Zelaya.

tanquehonduras

Aunque en momentos como estos la confianza en la condición de seres humanos de algunos, lamentablemente, parece ausentarse; aunque el régimen de facto ha demostrado no tener ni siquiera un ápice de sentido común; yo todavía espero y confío en que los golpistas no añadan un nuevo capítulo sangriento a la historia de América Latina, Nuestra América.

Ana Rivero

5 julio 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , , | Deja un comentario