CubAlMater

el blog de una universitaria cubana

No queremos callar

La Habana, 18 de mayo de 2010
A estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR):

No queremos callar. Desde nuestra trinchera de jóvenes comunistas nos sumamos a la solidaridad universitaria mundial con los estudiantes puertorriqueños que están en pie de lucha. Desde el 21 de abril, los jóvenes de ese país combaten por el inalienable derecho a la educación.
Mientras los sistemas financieros responsables de la crisis económica mundial reciben en pago a sus “buenas” acciones millones de dólares, el poder intenta destruir los espacios de pensamiento crítico.
Desde Cuba seguimos con interés el desarrollo de un proceso que ha ido radicalizándose, un proceso que por primera vez involucra los once recintos universitarios de la nación boricua. La comprensión de que los reclamos de los estudiantes deben ser apoyados ha sido uno de los más importantes logros de la joven manifestación. El paro nacional convocado para el 18 de mayo es la prueba más vívida de que los universitarios no viven a espaldas de la sociedad.
Nuestra larga tradición de apoyo a las justas batallas del pueblo puertorriqueño nos impone sumarnos al clamor en defensa de sus derechos. Nosotros, jóvenes participantes de la construcción de una sociedad más humanista, nos solidarizamos plenamente con su causa. Eternos impenitentes, los universitarios alzamos la voz para amparar al Alma Máter agredida. No queremos callar, y no lo haremos.

Estudiantes de Periodismo

Unión de Jóvenes Comunistas

Universidad de La Habana

Mensaje enviado por la Unión de Jóvenes Comunistas de la Universidad de La Habana, a propuesta de estudiantes de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Cuba.

Firmantes:
Claudia Montes de Oca
Alba León
Aliet Arzola
L. Antonio Gómez
Cynthia de la Cantera
Indira Iglesias
Katherine Díaz
Arianna Ceballos
Liz Lázara
Lizt Xamira
Yulianela González
Jesús Machín
Rafael González
Nelson González
Iván Morales
Jonah Díaz
Yarisleidis Díaz
David Vázquez
Luisa González
J. Adonis Martínez
Karla Valero
Manuel Hernández
Irene Tréllez
Fidel A. Rodríguez
Carolina García

Anuncios

21 mayo 2010 Posted by | América Latina | , , , , , , | 2 comentarios

FELAFACS… ¿?, en fin

FELAFACS terminó hace dos días y me ha quedado una tristeza que no logro entender. No hay causa aparente. El evento salió muy bien, quizás mejor de lo previsto.

Se acreditaron más de 1200 delegados, y de ellos algo más de 900 eran extranjeros. El tema central era la Universidad dentro de la Sociedad del Conocimiento, y sobre eso mucho se dijo. Las conferencias magistrales de Jesús Martín Barbero, Francisco Sierra y Octavio Islas fueron todo un éxito, si consideramos que la sala plenaria del Palacio de Convenciones estuvo llena los tres días. Los Diálogos estuvieron menos concurridos, pero igualmente fueron muy interesantes.

En las tardes, las mesas de trabajo dieron oportunidad a que también los que investigan sin el respaldo de un nombre famoso compartieran sus experiencias. Preguntas, comentarios, opiniones e inquietudes de todos contribuyeron a crear ambientes de fraterno intercambio y colaboración.

El conocimiento y pensamiento académicos fueron los protagonistas.

En las noches tampoco hubo tiempo de descanso. Si me pongo a relatar lo sucedido, me alcanza para un libro. Así que mejor me centro en contar la inolvidable experiencia de ver a Dr. Francisco Sierra, profesor titular de la Universidad de Sevilla, bailando y cantando toda la noche entre jóvenes cubanos y extranjeros en la discoteca del Centro Vasco, y luego sentarse a esperar la madrugada mientras tomaba cerveza y conversaba con los muchachos.

La clausura bailando conga al ritmo de Sur Caribe fue otro momento para recordar.

Pero a pesar de todo, la tristeza sigue, y yo me pongo a indagar posibles causas. Quizás fue porque solo se mencionó a Honduras unos instantes en la clausura, quizás porque nadie recordó a los que quedaron en sus países sin poder venir, quizás porque solo se habló de sociedad del conocimiento, de medios, de poder, de diseños curriculares, de industrias culturales, de mercado laboral, de universidades, y casi no se habló de América Latina.

¿Por qué no se discutió sobre los millones de indígenas que nunca han ido ni irán -si seguimos como vamos- a las universidades, y no sabrán que hay una tal “sociedad del conocimiento”? ¿Por qué no se habló de los millones de niños latinoamericanos que no viven en la sociedad del conocimiento sino en la del trabajo forzado y la miseria? ¿Por qué nadie se preguntó cómo la comunicación puede contribuir a cambiar la realidad tan desigual y contradictoria de nuestra tierra americana?  ¿Es que acaso olvidamos que quienes ya murieron luchando, y quienes luchan hoy su supervivencia, nos piden a gritos que hagamos algo para sacudir de una vez este mundo?

Entre conceptos y pensamientos rebuscados, yo me cansé de buscar sentidos que no encontré.

A FELAFACS le faltó CONTEXTUALIZARSE en el hoy y ahora de nuestro continente. Salvo muy honrosas excepciones (sobre todo cubanas, no es nacionalismo, más bien me duele admitirlo), en FELAFACS se dedicaron a discutir sobre cómo hacer mejor comunicación, mejor investigación, mejores universidades, pero no a cómo hacer de este un mejor continente.

Una sospecha me atormenta y ojalá no encuentre nunca razones para comprobarla, pero me pareció que se trataba de hacerle competencia al campo de la comunicación que se desarrolla en el Primer Mundo, con la cuota de elitismo que ello implica. Eso sería fatal, pues a nosotros, los históricamente oprimidos, no nos toca tratar de competir ni de imitar, nos toca buscarnos nuestro propio camino para andar en busca de nuestro propio horizonte.

Por suerte, la tristeza cede al recordar a Jesús Martín Barbero, una de las honrosas excepciones, cuando puso en dudas esa sociedad del conocimiento y dijo que en nuestro continente lo que tenemos es la sociedad del desconocimiento, si tomamos por conocimiento el saber producido en academia. Habló entonces de otro conocimiento, de ese que es resultado de la experiencia, la innovación y la creatividad de nuestra gente, de ese conocimiento gracias al cual sobreviven hoy nuestros pueblos latinoamericanos.

Alguien le preguntó a Barbero si él era un pesimista, y respondió: “No soy ni pesimista ni optimista, pero tengo esperanza, la esperanza que me dan los desesperados”.

Y entiendo ahora que es ahí donde está la esperanza del cambio: en los desesperados, en los que no tuvieron dinero para pagarse un boleto de avión y asistir a FELAFACS, en los que no tienen dinero para pagar su matrícula en una Facultad de Comunicación privada, en los que trabajan, en los que sobreviven, en los que luchan, en los que sueñan.

Ana Rivero

Yohandry también fue a FELAFACS…

24 octubre 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , , , | 1 comentario

Víctor Jara: La vida es eterna en cinco minutos…

victor-jara

“Que el canto tiene sentido,
cuando palpita en las venas
del que morirá cantando
las verdades verdaderas,
no las lisonjas fugaces
ni las famas extranjeras
sino el canto de una lonja
hasta el fondo de la tierra.”

“Ahí donde llega todo
y donde todo comienza,
canto que ha sido valiente
siempre será canción nueva.”

“Manifiesto” (fragmento) – Victor Jara

Fueron 44 los disparos. El 16 de septiembre de 1973 mataron a Víctor Jara, apenas cinco días después del golpe de estado de Augusto Pinochet, de la muerte de Salvador Allende.

En el Estadio de Santiago de Chile lo tuvieron preso desde las primeras horas de la asolada golpista. El 16 lo acribillaron frente a otros cientos de prisioneros.

Fue una amenaza. Fue el anuncio de lo que la dictadura haría con todo aquel que se atreviera a soñar y a luchar.

Jara murió, mas es etreno, como los cinco eternos minutos que tuvo Amanda con Manuel, antes de que él subiera a la sierra a morir. Por eso siempre te recuerdo Amanda, te recurdo Manuel, Te recuerdo Jara.

Ana R.

Te recuerdo Amanda

VÍCTOR JARA

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él
son cinco minutos
la vida es eterna
en cinco minutos
suena la sirena
de vuelta al trabajo
y tú caminando
lo iluminas todo
los cinco minutos
te hacen florecer.

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él
que partió a la sierra
que nunca hizo daño
que partió a la sierra
y en cinco minutos
quedó destrozado
suena la sirena
de vuelta al trabajo
muchos no volvieron
tampoco Manuel.

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel

A Cuba

VICTOR JARA

Si yo a Cuba le cantara,
le cantara una canción
tendría que ser un son,
un son revolucionario,
pie con pie, mano con mano,
corazón a corazón,
corazón a corazón.
Pie con pie, mano con mano,
como se le habla a un hermano.
Si me quieres, aquí estoy,
qué más te puedo ofrecer,
sino continuar tu ejemplo,
comandante compañero,
viva tu revolución.

Si quieres conocer a Martí y a Fidel
a Cuba, a Cuba, a Cuba iré,
si quieres conocer los caminos del Che,
a Cuba, a Cuba, a Cuba iré,
si quieres tomar ron pero sin Coca Cola,
a Cuba, a Cuba, a Cuba iré,
si quieres trabajar a la caña de azúcar,
a Cuba, a Cuba, a Cuba iré,
en un barquito se va el vaivén.

Si yo a Cuba le cantara,
le cantara una canción
tendría que ser un son,
un son revolucionario,
pie con pie, mano con mano,
corazón a corazón.
Como yo no toco el son
pero toco la guitarra
que está justo en la batalla
de nuestra revolución
será lo mismo que el son
que hizo bailar a los gringos,
pero no somos guajiros
nuestra sierra es la elección.

17 septiembre 2009 Posted by | América Latina | , , , , | 2 comentarios

Se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre…

Salvador Allende habla por última y eterna vez a su pueblo:

Santiago de Chile
11 de septiembre de 1973

Radio Magallanes, 9:10 A.M.

Seguramente ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Postales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado Director General de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Salvador Allende

Trabajadores de mi Patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la abuela que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clases para defender también las ventajas de una sociedad capitalista de unos pocos.

Allende y el Che

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo lo oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de quienes tenían la obligación de proceder. Estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.


11 septiembre 2009 Posted by | América Latina | , , , , | 8 comentarios

Golpe de estado en Honduras: otra paradoja

honduras-la-constitucion

En reciente entrevista a Rebelión, uno de los líderes del Frente Nacional contra el Golpe de Estado en Honduras, Juan Barahona, declaró que el régimen de Roberto Micheletti representa los intereses de una minoría hegemónica que se sintió amenazada cuando Zelaya comenzó a apartarse de antiguas recetas…

A pesar de que las élites hondureñas respaldaron en un inicio la ascensión de Zelaya, el rumbo tomado por su gobierno era cada menos conveniente… El país se incorporó a Petrocaribe, luego al ALBA; y fue además la sede de la Asamblea de la OEA en la que se eliminaron las sanciones contra Cuba… Por otro lado, y a pesar de la oposición, el presidente decretó un aumento sin precedentes del salario mínimo… Ya lo decía un campesino entrevistado por Telesur, a los pobres nunca les habían dado tanto… Y como si todo esto fuera poco, se le ofreció al pueblo la posibilidad de decidir sobre la realización de una Asamblea Constituyente…

Ahora, ¿cuál es esa constitución cuya supervivencia estaba, de repente, en manos de una mayoría antes ignorada? Es la Constitución de 1982, elaborada durante el gobierno de Roberto Suazo Córdova… Tras varios años de cruentas dictaduras militares, surgió esta Carta Magna, como símbolo de la restitución de la democracia…  Sin embargo, fue este mismo gobierno el que protagonizó una etapa de brutal represión contra cualquier elemento de izquierda… Fue ese mismo gobierno el que permitió que Estados Unidos convirtiera a Honduras en una base militar para la lucha contra la Revolución Sandinista en Nicaragua… Se llegó a tal punto, que el grupo Facusse sugirió la transformación del país en un Estado Libre Asociado de Estados Unidos, al igual que Puerto Rico…

Muy ligadas a la extrema derecha del Norte, y favorecidas por las prerrogativas de la Constitución del 82, se han desarrollado en los últimos años las oligarquías hondureñas. Por eso hoy, intentan impedir cualquier cambio en la Ley de Leyes del país centroamericano…Pero para protegerla no han encontrado otra solución que violarla… ¿Qué se puede esperar de un sector de poder que para conservar una Constitución, se atreve a aplastarla sin el menor escrúpulo? Es esta otra paradoja que rodea al Golpe de Estado en Honduras…

28 julio 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , | 2 comentarios

Honduras: el día del regreso de Zelaya

Hoy es el día señalado para el regreso de Manuel Zelaya a Honduras. Yo temo por la seguridad de Zelaya, por la de Cristina Fernández, Rafael Correa y sus otros acompañantes. Pero sobre todo temo por el pueblo hondureño, que es al final que más sufre.

Cara_con_bandera_de_Honduras_II

Ya lo hemos visto en estos días. El gobierno golpista no lo ha pensado (en realidad no parece pensar nada) para reprimir al pueblo hondureño que, haciendo uso de sus plenos derechos, protesta contra un atentado a su libertad para decidir y escoger su futuro. Las imágenes que circulan por Internet son desgarradoras. Parece mentira que justo en el momento en que Nuestra América (la del sur, la nuestra) comenzaba a cambiar su rumbo, a superar aquellas grises décadas de dictaduras y tiranías, se produzca este paso a atrás.

Acabo de escuchar la confirmación de la muerte de cinco manifestantes hondureños. Y temo por lo que pueda venir. Desde anoche, no consigo olvidar aquel pasaje leído en un libro del periodista argentino Miguel Bonasso, el pasaje de la Masacre de Ezeiza el 20 de junio de 1973. Ese día, los argentinos fueron al aeropuerto de Ezeiza para darle la bienvenida al “Viejo”, a Juan Domingo Perón, que regresaba a su patria tras casi 20 años de exilio. Una de las mayores movilizaciones en la historia de Argentina fue brutalmente reprimida.  Fueron muchos, pero no existen cifras confiables de muertos y heridos. Cualquier número no  se escinde de la duda ante la ausencia de una investigación oficial. Ese triste episodio fue el preámbulo del nacimiento de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), el golpe de estado de 1976 y la posterior dictadura militar.

Hoy ya sabemos que el aeropuerto de Honduras se encuentra militarizado. Las vías de acceso están bloqueadas por  cascos, escudos y armas. Las amenazas no esperan. Los golpistas han hablado de baños de sangre.  No quieren que, como ya se adelanta desde ayer, el pueblo acuda a recibir a su legítimo presidente, y tampoco quieren que el presidente regrese. Ya se anuncia que no autorizarán el aterrizaje de ningún avión que pueda traer a Zelaya.

tanquehonduras

Aunque en momentos como estos la confianza en la condición de seres humanos de algunos, lamentablemente, parece ausentarse; aunque el régimen de facto ha demostrado no tener ni siquiera un ápice de sentido común; yo todavía espero y confío en que los golpistas no añadan un nuevo capítulo sangriento a la historia de América Latina, Nuestra América.

Ana Rivero

5 julio 2009 Posted by | América Latina | , , , , , , , | Deja un comentario

Se nos fue Mario Benedetti

Mario Benedetti

Nuestra táctica será recordar cada una de tus palabras.

Nuestra táctica será amar siempre con cada uno de  tus poemas.

Nuestra táctica será enseñarte a nuestros hijos en cuentos.

Nuestra táctica será hacer primaveras sin esquinas rotas.

En nuestra táctica no habrá nunca tregua posible  porque

Nuestra estrategía será siempre tenerte entre nosotros.

El mundo se agita  hoy con la perdida de Mario Bendetti. Uno de los más grandes de las letras hispanas. Uruguayo de nacimiento, fue no sólo un excelente escritor de novelas, cuentos, poesías, ensayos…, también fue respetado en el mundo por su compromiso con las causas justas. Por sus convicciones políticas, tuvo que vivir más de diez años en el exilio en el período en que las dictaduras militares azotaron al Cono Sur de América. Recibió innumerables premios. Era un buen amigo de Cuba. Publicó más de 40 libros y fue traducido a 20 idiomas. Su nombre ya reluce en letras grandes en la historia de América Latina y del mundo. Así será recordado: Benedetti, eres y siempre serás de los grandes

Ana

Biografía de Mario Benedetti

Poemas de Mario Benedetti

17 mayo 2009 Posted by | América Latina, Literatura | , , , , | 3 comentarios

Argentina: para que los pueblos nunca pierdan la memoria

Madres y abuelas de la Plaza de MayoPorque los pueblos nunca deben perder la memoria. Porque tenemos que saber de dónde venimos. Es la mejor manera de vislumbrar el camino,

Ana

NO HAY MAÑANA SI AYER

Gabriel es un argentino que desde los 18 años vive en Canadá, pues la militancia política de su padre, la misma que él venía adoptando, no podía sobrevivir a la Argentina de la década de 1970. En el 2006 regresó, pero el país encontrado es bien distinto a aquel que un día dejó.

También se llama Gabriel un chileno cuya vida apenas rebasa los 20 años, y aunque cuente con orgullo que su abuela, Joan Turner, es la viuda Víctor Jara, el cantautor asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet, su rutina de bailarín clásico lo mantiene alejado de aquella época.

La Organización de las Naciones Unidas dice que sus países ya no son “subdesarrollados”, sino que están en “vías de desarrollo”. Por un lado, capitales con calles atestadas de autos y rascacielos símbolos de la pretendida modernidad. Por otro, pueblos que conservan casas sombrías con techos de tejas, e incluso, calles de adoquines. Y la gente: algunos apurados en ir de un trabajo al otro para mantener cierto nivel de vida, y otros que simplemente buscan un pedazo de pan para no acostarse con el estómago vacío.

Argentina y Chile son hoy tan diferentes, que ni siquiera recuerdan.

Entonces yo me pregunto, y probablemente usted también lo haga: ¿Es que los pueblos ya olvidaron a sus más de 50 mil hijos que murieron o desparecieron en menos de una década? ¿A nadie le importa que los generales de la Junta Militar argentina vivan, y mueran algún día con la impunidad del dinero y la culpa fantasma de sus crímenes olvidados? ¿Acaso las fosas comunes chilenas que escondían a los revolucionarios asesinados fueron una película de ficción?

Madre de la PLaza de Mayo

Parece que sólo las Madres de la Plaza de Mayo recuerdan que sus hijos pudieron desaparecer en el Río La Plata, cuando una mano insensible los arrojara desde helicópteros a  miles de pies de altura. Parece que han olvidado calificar de “héroes” a hombres como Tulio Valenzuela, quien protegió la vida de Mario Firmenich, el número uno del Movimiento Peronista Montonero, cuando sabía que la acción podía costar la vida de su hijo Sebastián y su esposa María, con 8 meses de embarazo.

¿Cómo es posible que los pueblos olviden su propia historia? Según he escuchado por ahí, las huellas del sufrimiento impiden a los que lo vivieron cualquier intento de recordar; y los jóvenes, entretenidos con Internet, celulares y discotecas, no tienen tiempo de volver sobre un pasado “que ya no van a poder cambiar” y que “nada tiene que ver con su vida actual”30_madr-p-mayo

No obstante, no podría omitir que he visto a un grupo de argentinos recordar al Che Guevara mientras tararean junto a Silvio Rodríguez: “La era está pariendo un corazón…”. También he visto llorar a un chileno cuando recuerda a sus hermanos indígenas masacrados, y decir de quienes explotaron y explotan a su país que “hay gente tan pobre, pero tan pobre en este mundo, que sólo tiene dinero”.

Pero no es suficiente con eso. Pueblos que tanto padecieron merecen reivindicarse, mas no se puede construir la democracia sobre la base del olvido. Un mañana diferente sólo será posible si la memoria de los que ayer murieron acompaña a quienes hoy luchan, como dice el cantautor español Ismael Serrano: “…guían mis manos, sus manos fuertes, hacia el futuro, hasta la victoria siempre”.

16 mayo 2009 Posted by | América Latina | , , , , , | 13 comentarios