CubAlMater

el blog de una universitaria cubana

Isla Mater en CubAlMater

"Isla Mater"

Es una belleza. Se llama Isla Mater y es una fotografía del talentosísimo Kaloián, creada especialmente para la revista cubana Temas, que trata la Cultura, Ideología y Sociedad y  cuyo último número está dedicado a la Universidad.

Ayer conseguí la revista y quedé impactada por la fotografía. Creo que resume la esencia de la UH: el conocimiento puesto al servicio de la patria nuestra. La Universidad de la Habana es Cuba, y es de todos los cubanos que quieran y trabajen siempre por un mejor mañana.

La imagen la fotografié  de la revista con mi cámara, por eso no tienen tanta calidad. Pero la esencia está ahí. Solo espero que Kalo no se moleste por haberla tomado sin permiso.

Ana

Anuncios

7 junio 2009 Posted by | Publicaciones cubanas, Uncategorized, Universidad de La Habana | , , , , , , , , , | 3 comentarios

¿La Universidad es solo para estudiar?

Además de las mil asignaturas, los quinientos seminarios, los queridos trabajos extraclases y las adoradas y preferidas pruebas finales, los universitarios cubanos sacamos tiempo para hacer otras cosas que nos gustan y que también son importantes para nuestra formación como profesionales y como seres humanos. Estoy hablando no solo de la recreación, sino además de los deportes y las actividades culturales.

Los dos momentos del curso más esperados en la Universidad de la Habana son los deportivos Juegos Caribe y la Copa de la Cultura. Las 15 facultades se enfrentan en marzo para ganar la Copa Caribe, y en abril lo hacen por la Copa de la Cultura.

Ambos eventos son un espectáculo a disfrutar por los más de 7 mil estudiantes de la Colina universitaria. Son además, espacio para confraternizar e intercambiar, y por supuesto también implican algunos roces y disputas por lo puntos y lugares que se suceden en el caminos hacia la vistoria. Es histórica la rivalidad entre Economía y Derecho por la Copa Caribe; y el arduo trabajo de Comunicación para aumentar su colección de Copas de Cultura. También forman parte de la historia los esfuerzos sobrehumanos de las faculatdes más pequeñas (Física o Química) para superar sus desventajas numéricas y escalar a los lugares privilegiados.

Este post está dedicado a la Facultad de Comunicación (mi facultad), que este año ganó por séptima vez la Copa de la Cultura, y asegura que el próximo  se lleva, por supuesto, la octava. Estas son algunas fotos del Festival de Cultura, en el cual los artistas aficionados mostraron sus habillidades con tanta maestría, que nos llevaron directo al primer lugar. Y yo no me quedé sin aportar. Ando por ahí, en algún lugar del escenario del teatro Astral.

Ana

PD: Prometo que traeré las emocionantes fotos del día de la Premiación, en la que la rivalidad entre la Facultad de Lenguas Extrajeras y la de Comunicación trajo no pocas miradas retadoras, sobre todo cuando los comunicadores subieron en masa al escenario a recibir su copa. Pero para eso dependo de la colaboración de un amigo. Espero que cuando vea esto, se sienta comprometido y se apure. Ya saben, si demoro, es su culpa.

Facultad Comunicación

El Festival estuvo dedicado a la Fotografía. El openning: un desfile en el que modelos, artistas, empresarios, quinceañeras, musulmanes, periodistas, palestinos… fueron capturados por los lentes de unos cuantos fotógrafos.

Humor

El humor hizo que en varias ocasiones, el tatro se cayera de la risa

baile español

El baile flamenco también tuvo su espacio

trova

Estos son Roxana y Rafa con su TROVA, que por supuesto no podía faltar

Arcoiris Musical

Jajajaja, estos son un grupo de futuros periodistas que decidieron vestirse de niños y recordar aquellos años en que pasaban la tarde del lunes viendo un programa musical de la TV: Arcoiris Musical ¿quién no se acuerda de eso? jajaj Se abren las puertas de la fantasía…lalalala……

Danza

Y esta es Luisa, la bailarina, que ganó el premio de Oro de la UH como solista en Danza

Teatro

Aquí tenemos al genial Rafael en su monólogo, con el cual ganó el Premio de Oro de la UH en Teatro. Por cierto, él fue quien ideó el opennig. Sospecho que tiene un gran futuro en el mundo del arte.

se cierra el telónSe cierra el telón, pero abrirá otra vez, lo prometo.

5 junio 2009 Posted by | Universidad de La Habana | , , , , , , , , | 5 comentarios

Para los niños: la esperanza del planeta

niños cubanos

Hoy es el Día de los Niños. Habría querido escribir algo más temprano, pero mis clases en la Universidad me retuvieron hasta ahora. Hace pocos años yo celebraba este día como niña,  ya no. Pero no importa, lo bueno es no olvidar aquellos años en los que fui tan feliz.

Recuerdo que todavía siendo bien pequeña siempre me compraban juguetes, junto con todos mis amiguitos del círculo infantil teníamos juguetes para ese día. Los juguetes son uno de los mejores regalos que puede recibir un niño, no ropa o zapatos, por lo menos a nosotros esas cosas no nos importaban en aquellos años. Los juguetes me encantaban.

Después vinieron los años duros del periodo especial o de la crisis de los 90. Ya no se podían comprar juguetes . Sin embargo, el día nunca pasó por alto. En la escuela siempre había fiesta, se hacía con lo que se podía, pero se hacía. Después llegaba al barrio y ahí el CDR organizaba otra fiesta más. Sencilla, pero era fiesta.  Y nosotros jugábamos y nos divertíamos hasta el cansancio.

Recuerdo que tenía una auxiliar pedagógica en la escuela que nos enseñó a inventar los juguetes. Con cajas de cartón hacíamos entre todos casas lindísimas para las muñecas, o carros para los varones. Entonces el juguetes tenía encanto doble: primero aquel proceso interesantísimo de convertir el cartón en muebles, camas, televisores…; y después tener el juguetes completo y jugar con él. Eso fue muy bueno porque desarrollé habilidades manuales que hoy me sirven mucho.  Con el tiempo, eso de fabricar el juguete se fue haciendo la parte más entretenida. Creo que casi fue un vicio para mí. Incluso cuando tenía 12 ó 13 años, que  la situación mejoró y se podía comprara más fácilmente los juguetes,  pasaba mucho tiempo inventandolos y enseñando a mis primas y amiguitas más chiquitas cómo hacerlo.

Fueron años muy felices y sin preocupaciones. Tal vez, los mejores de la vida. Hoy caminaba por las calles y veía a los niños  llegando a sus escuelas, sonrientes, alegres. No viven en un país perfecto, pero viven en un país que se esfuerza porque tengan infancias felices, como la mía, y que lo logra en gran medida. Qué suerte tener esta realdiad, y qué triste saberla exclusiva de unos pocos países en el planeta.

Yo pienso en los millones de niños que desgraciadamente no han podido tener una infancia feliz. En los millones que en este preciso momento no tienen ni  migajas de pan para comer, o que no saben dónde dormirán esta noche.  Los que limpian parabrisas en semáforos de México o Río de Janeiro, los que viven de limosnas en Haití, los que mueren de parasitismo en África, los que despiertan con el estruendo de las bombas en Bagdad o en Gaza.  Se me agita el corazón. Y se siente impotencia. Se siente culpa por sonreir, por tener tanto. Y se sienten deseos de hacer algo para cambiar tanto sufrimiento, que no es más que cumplir con nuestra condición de seres humanos.

Ana

1 junio 2009 Posted by | Cuba | , | 16 comentarios